Artículos Periodísticos

Rendir o no rendir protesta en San Lázaro

Artículo publicado en el Periódico El Universal, 30 de noviembre de 2006.

Arturo Zaldívar

La toma de la tribuna de San Lázaro, las negociaciones políticas que se extienden ininterrumpidamente hacia una toma de protesta que no se sabe dónde y cómo podrá ser celebrada ni ante quienes obligan a la puntualización de diversas consideraciones constitucionales de innegable importancia jurídica, política y social.
1. Este asunto involucra, por lo menos, a los artículos 83, 85, 87 y 128 de la Constitución. Si los tiene a la mano, su lectura integra contestará algunas de las preguntas anteriores; por lo pronto, para los que no son abogados o estudiosos del Derecho resumo: el primero de ellos establece que el presidente entrará a ejercer su encargo el 1 de diciembre; el 85, en lo que nos interesa, prevé que si al comenzar un período constitucional no se
presentare el presidente electo, designará un presidente interino; el 87 dispone que el Presidente, al tomar posesión de su cargo, prestará protesta ante el Congreso de la Unión, en los términos literales que se contienen en este precepto; por último, el artículo 128 ordena que todo funcionario público, sin excepción alguna, antes de tomar posesión de su cargo prestará la protesta de guardar la Constitución y las leyes que de ella emanen.
2. La Constitución debe de ser interpretada de manera armónica y que privilegie la finalidad de la norma constitucional, frente a interpretaciones literales, aisladas y que permitan la obstrucción de los fines constitucionales. También debe decirse que la lógica constitucional parte de la existencia de un mínimo de civilidad y de respeto por parte de los actores políticos; sin esto, no hay sistema jurídico viable, eso es lo que está dificultando la aplicación de la normativa constitucional, que hay carencia de voluntad política.

Descargar