Milenio

A 25 años del tribunal constitucional

Este año se conmemoran 25 años de la entrada en vigor de la reforma constitucional que transformó a la Suprema Corte en el tribunal constitucional del Estado mexicano. Como parte de su rediseño, se le otorgaron nuevas competencias y se reforzaron las existentes en materia de control constitucional; se apuntalaron las garantías institucionales necesarias para su autonomía e independencia; y se modificó la forma de gobierno judicial, con la creación del Consejo de la Judicatura Federal, todo ello con el fin de consolidarla como órgano máximo encargado de la defensa de la Constitución y de la protección de los derechos humanos. En este cuarto de siglo, la Corte ha estado a la altura de ese rol. A través de sus sentencias, ha hecho valer los límites constitucionales al ejercicio del poder, ha dado efectividad a los valores democráticos de deliberación y pluralismo, así como a los principios del federalismo y de la división de poderes. Todo ello ha permitido procesar jurídicamente conflictos que anteriormente se resolvían a través del ejercicio del poder político, muchas veces en forma autoritaria. En este sentido, la reforma permitió transitar de un constitucionalismo nominal a un constitucionalismo pleno, en el que la Norma Fundamental dejó de ser un programa político o fuente de una narrativa oficial, para convertirse en norma jurídica vinculante para todos; presupuesto de validez para todas las normas y actos en nuestro orden jurídico.

Ver artículo completo